Contenido principal

Twitter icon
Facebook icon

Adopción Responsable

Cuando decidís adoptar a una mascota el compromiso es por muchos años, ellos dependen de nosotros para vivir.

Cuando decidas incorporar un animal a tu familia tenes que tener en cuenta el espacio con el que contas en tu casa, sobre todo que esté CERRADO para que el nuevo integrante no tenga acceso a la calle.

Si adoptas un cachorro lo ideal es saber su tamaño de adulto. Los cachorros son todos bonitos pero  muchas veces cuando crecen no podemos brindarles un hogar adecuado.

Los cachorros tienen una etapa que puede llegar a ser de más de un año donde   ensucian adentro de la vivienda, rompen diferentes objetos o hacen pozos, es importante dedicarle tiempo y educarlos. Sacarlos a pasear, jugar con ellos o comprarles juguetes adecuados  puede ahorrarnos muchos dolores de cabezas.

Deben tener refugio para la lluvia, sombra en verano y abrigo en invierno.

Tener abundante agua a disposición  sobre todo en verano y  comer  todo los días.

Necesitan  un plan sanitario adecuado, no solo por su salud sino también por la salud de los integrantes de la familia, las enfermedades parasitarias pueden afectar a las personas sobre todo a niños.

Consejos

  • Debe tener en cuenta que no es lo mismo adoptar un cachorro que adoptar a un perro adulto o elegir  un can anciano como compañero.
  • Considere que la llegada de un perro mayor a casa puede traer experiencias tan enriquecedoras y placenteras como la adopción de uno de corta edad.
  • Planificar con cuidado la llegada del perro adoptado a casa es una de las claves para que el aterrizaje de su nuevo amigo de cuatro patas sea lo más suave posible.
  • Tenga en cuenta que necesitará comida específica para su nuevo amigo: consulte con su veterinario cuál es la adecuada en cada caso.
  • Adoptar un perro implica contar con algunos complementos caninos, como un recipiente de comida y otro para el agua.
  • Su nuevo amigo necesitará una correa para sus paseos al aire libre: las hay fijas o extensibles.
  • Optar por un arnés facilita los paseos en ciudad de los perros nerviosos y de aquellos que aún no han aprendido a caminar con correa.

1. ¿Por qué quiero un perro?

Antes de que tengas un perro tienes que hacerte algunas preguntas, tales como: ¿por qué quiero un perro? ¿Voy a tener tiempo, espacio y dinero para cuidar y jugar con mi nuevo cachorro? ¿Qué raza de perro quiero? Solo tú tienes las respuestas correctas.

2. ¿Dónde encontrar un perro?

Tienes varias opciones para elegir a tu nuevo compañero. La opción más adecuada siempre va a ser la de adoptar un perro, después de todo, hay varias casas de adopción o perreras llenas de hermosas criaturas que le encantará ser parte de tu familia. Pero si decides tener un perro de raza, es muy importante que estudies bien las características de esta raza y no elijas una simplemente por su belleza o por pensar que se ve tranquilo. Cuando crezca, puede convertirse en un perro conflictivo.

 

 

 

3. Prepara tu casa para recibirlo

Como los bebés, los perros también exploran los nuevos entornos con la boca. Por lo tanto, para garantizar su seguridad y tus objetos, debes tener las siguientes precauciones:

  • Retirar de su entorno los objetos que se rompan fácilmente o puedan dañarlo.
  • Cerrar en un closet o armario los productos de limpieza, medicinas, aceite, etc.

4. Elegir el alimento para tu cachorro

Los perros jóvenes necesitan de una ración alimentaria diseñada de acuerdo a su boca y su pequeño cuerpo. Los cachorros necesitan más proteínas y calorías que un perro adulto. Las raciones para los más pequeños son más fáciles de masticar y más suave en la garganta. No olvides que los perros siempre necesitan de agua fresca y limpia!

5. El perro estará dentro o fuera de la casa

Antes de que tengas un perro tienes que definir dónde permanecerá la mayor parte del tiempo: dentro o fuera de la casa. Si vives en un apartamento, recuerda que los 

perros muy grandes sufren al estar confinados en pequeños espacios. En este caso, necesitarás sacarlo a pasear y jugar afuera a menudo con él. Si vives en una casa con patio, recuerda proteger la puerta, valla o pared muy bien para no dejarlo escapar.

NO COMPRES UNO DE RAZA, ADOPTA UNO SIN CASA!!!

¿Por qué adoptar un perro adulto?

La experiencia de darle un hogar un canino adulto es maravillosa, muchos vienen de convivir en perreras,  hogares de tránsito o de la calle, ellos son tan agradecidos que cada día nos lo demostraran.

La ventaja es que ya sabemos su tamaño definitivo, que la hiperactividad de un cachorro quedo atrás, que no ensucia en cualquier lado y los cuidados son menos exigentes.

Son ideales para personas mayores y la compañía ideal para personas solas.

Los perros y gatos no son un juguete por lo que no se compran y regalan como objetos, se deben ADOPTAR RESPONSABLEMENTE, si enseñamos esto a nuestros hijos seguramente haremos de nuestra ciudad un mejor lugar para vivir.